Consejos para preparar ensaladas
Las ensaladas son un plato refrescante que se suele servir como entrante. Son ricas en sales minerales y en vitaminas, pero lo que son perfectas desde el punto de vista nutricional, ya que incluye alimentos proteicos como el pescado, la carne o las legumbres. Estos ingredientes las hacen deliciosas y muy recomendables en cualquier dieta. Las posibilidades de preparar una ensalada son infinitas. Las más sencillas se componen de uno o dos ingredientes, que en la mayoría de los casos son hortalizas crudas o cocinadas. Normalmente la lechuga y el tomate nunca faltan en toda ensalada.

Los principales ingredientes protagonistas que se utilizan en la preparación de ensaladas son: Hortalizas, destacan las de hoja (lechuga, endibia, lombarda o escarola), junto con el tomate o el pimiento. Las frutas más empleadas son las manzanas, naranjas, uvas, plátanos, piña o aguacate. También pueden llegar patata, pimiento, berenjena, setas y toda clase de legumbres, tanto secas como frescas (habas, guisantes, vainas, alubias, garbanzos), además de espárragos, cardos o alcachofa.

Si le queremos añadir proteína debemos optar por la carne o el pescado. Las carnes más utilizadas son las aves y embutidos. Entre los pescados, se recurre a las conservas de atún, anchoa y ahumados, como salmón y palometa. Por otro lado, también son habituales los quesos y los huevos.

Finalmente, lo mejor es aliñar todo con aceite de oliva, un chorrito de vinagre y hierbas aromáticas. Recuerda que todos los ingredientes crudos, especialmente las hortalizas que vienen de la huerta, se deben lavar en abundante agua para eliminar restos de tierra o bichos. Los ingredientes deben picarse en tamaños proporcionales en su preparación.