Consigue un pelo sano
El cuidado del cabello es sobre todo un asunto de belleza, pero también de salud. Si de repente empiezas a notar tu pelo áspero y sin brillo es posible que venga derivado por alguna enfermedad como la falta de hierro o el estrés. Muchas veces los síntomas de un pelo dañado no son cosméticos sino relacionados con la salud, por ejemplo cuando las mujeres están con el periodo el pelo se engrasa más o cuando estamos con la astenia primaveral tiende a caerse más de lo normal.

Un aspecto muy importante relacionado con la salud del pelo es tener una buena alimentación y es importante para evitar la caída del mismo elegir productos ricos en hierro y en vitaminas. La botina y el ácido fólico también contribuyen a tener un pelo sano. Puedes encontrarlo en alimentos como los huevos, el hígado, en el pan de levadura y los cereales.

A veces el problema que plantea un pelo sin vida es un problema dermatológico. No hay que olvidar que el pelo forma parte de la piel de la cabeza y es importante cuidarla. De aquí derivan los problemas de caspa, para los que hay que usar un champú o producto específico pero también es esencial tener en cuenta que la piel de la cabeza es muy sensible y no podemos olvidarnos de ella. Cuando te laves el pelo no los hagas con brusquedad, sino con las yemas de los dedos y ahora en verano acuérdate de ponerte un gorro para evitar quemaduras en el cuero cabelludo.

Por último has de considerar que para tener un cabello sano y brillante es necesaria una higiene casi diaria. Hay rumores que dicen que es malo lavarse el pelo todos los días, pero no es verdad, debes lavarlo cuando lo necesites, hay cabellos más grasos que otros. Cuando lo laves no utilices agua muy caliente y procura usar productos que no sean agresivos. Con estos consejos conseguirás una melena de cine.