Consumir o no consumir leche
Cada vez aparecen más médicos y profesionales naturistas que vienen a decirnos que no es recomendable el consumo de leche ni de productos lácteos. Esta afirmación nos afecta de manera considerable, ya que en nuestra sociedad el consumo de lácteos es muy elevado: leche, yogurt, queso, mantequilla…; además, desde la opinión médica dominante e incluso desde la administración pública se nos dice que es imprescindible consumir leche y sus derivados, ya que de lo contrario podemos vernos privados de ciertas vitaminas, minerales y sobretodo de calcio, importantísimo para nuestros huesos.

Los detractores de la leche nos dan razones para no consumirla:
— el ser humano es el único mamífero que sigue consumiendo este producto tras haber finalizado el período de lactancia. Es más, se consume leche de forma antinatural, pues no hay ninguna especie que amamante a las crías de otra especie, pues cada leche tiene la composición ideal para cada especie en cuestión.
— las mujeres que no consumen leche, como por ejemplo las de la etnia bantú, no padecen de osteoporosis. El calcio lo consiguen de los vegetales y de la carne. La leche animal es rica en calcio, pero el cuerpo humano es incapaz de asimilarlo bien y la gran mayoría del que se ingiere se expulsa por las heces.
— el exceso de proteínas lácteas producen una acidificación del organismo. El cuerpo intenta compensar esta acidez liberando minerales alcalinos, como el calcio, que por ello se pierde.
— la caseína es una de las proteínas de la leche, la cual es asimilada por los niños cuando maman leche materna, pero no cuando beben leche de otros mamíferos. Los adultos tampoco asimilamos la caseína. Los detractores de la leche indican que en algunas personas el consumo de lácteos produce problemas de absorción intestinal, pues la caseína no asimilada impide que se absorban nutrientes en el intestino.
— Las personas con deficiencia de inmunoglobulinas IgA pueden tener un problema adicional con la caseína: ésta pasa al torrente sanguíneo y puede provocar enfermedades autoinmunes.