Controla tu tensión desde casa
Muchas veces, por pereza o por falta de tiempo las personas no acuden a la consulta del médico o a la farmacia a medirse la tensión y es una práctica que se debería hacer de manera regular (especialmente las personas hipertensas). Un remedio para esto es medirse la tensión en casa, para lo cual necesitaremos un tensiómetro. Su precio varía bastante ya que puede ser manual o digital y va desde los 30 hasta los 170 euros. Elige un tensiómetro que se adapte a tus necesidades y procura controlar la tensión, si no diariamente, por lo menos cada tres días.

Según un estudio publicado recientemente por The Lancet las personas hipertensas que controlan sus niveles en casa experimentan mayores reducciones en la tensión arterial que quienes visitan con frecuencia el centro médico. Este estudio se llevó a cabo durante seis meses, y en ese tiempo, los participantes que utilizaban el tensiómetro automático en su hogar (234) reducían la presión sistólica una media de 12,9 milímetros de mercurio (mm Hg), mientras que los pacientes que dejaban esta tarea a su médico (246) presentaban una media de 9,2 mm Hg menos que al inicio del estudio.

Para medirse la tensión en casa, evidentemente hay que saber. Las personas que participaron en este estudio participaron en un plan de entrenamiento en el que les enseñaron incluso a modificar su medicación según los niveles de la tensión. Según los expertos, la tensión hay que medirla por la mañana, antes de tomar cualquier medicación, sentado y relajado, con el brazo a la altura del corazón.

Si quieres empezar a a medir tu tensión regularmente en casa, lo mejor es que visites a tu médico de cabecera y él te dará unos consejos valiosos de cómo hacerlo. Igualmente, aunque controles los niveles en casa, acude al medico de vez en cuando a contrastar con él los resultados. Y no te olvides que una ayuda muy importante para la tensión es llevar una dieta equilibrada, intenta huir de la sal y el alcohol y tendrás un corazón muy sano.