Correr en verano
Con la llegada de la época estival, miles de españoles se ponen en marcha e inician la operación bikini. Uno de los ejercicios o actividades físicas más populares es el jogging o el running. Correr se convierte en una buena manera de perder calorías y mantenernos sanos si se combina con una dieta equilibrada y una alimentación saludable, pero ¿es beneficioso correr en verano? La respuesta es afirmativa, pero es preciso tener en cuenta una serie de consejos para que correr no se torne en una actividad de riesgo.

-La ropa debe ser ligera, con un calzado correcto, si es preciso se debe acudir a una tienda especializada a que analicen nuestra pisada y nos recomienden el calzado más adecuado a nuestras características personales.

-Se debe evitar a toda costa, las horas en las que el sol incide más, es decir de 12 a 7
u 8 de la tarde. El calor puede provocarnos mareos, malestar y tener consecuencias graves para nuestra salud.

-Es necesario hidratarse bien antes, durante y después del ejercicio físico. No conviene abusar de comida y bebida antes de la carrera, pero un desayuno equilibrado ayudará a que tu cuerpo no falle en los momentos de actividad.

-Al menor síntoma de dolor o lesión, hay que parar la actividad, no conviene forzar los músculos, ya que la lesión se puede agravar si omito el dolor o fuerzo mi cuerpo ante situaciones no deseables.

-Establece una rutina, varía de intensidad los ejercicios, controla el tiempo y anima a otros a correr contigo, será más divertido.

En definitiva, practicar running es una buena manera de sentirte mejor de cara a este verano y mantener la línea, pero no olvidemos una serie de consejos esenciales para que el ejercicio sea favorable y no se convierta en una pesadilla.