El riesgo de infestación por piojos está siempre presente y en cualquier lugar. Sin embargo, los niños y adolescentes, en período escolar, son quienes padecen mayor riesgo de infestación. Esto es debido a que los centros escolares son los principales lugares de concentración y contacto, y por tanto, donde más proliferan. Los adultos también pueden verse afectados, pero de una forma más leve y sin que exista riesgo de propagación.

No obstante, hay que señalar que la infestación por piojos no está relacionada con la falta de higiene. Se trata, simplemente, de uno de tantos mitos erróneos sobre este fenómeno.

Mito o realidad

– Los piojos no indican falta de higiene. Lo cierto es que los piojos prefieren las cabezas limpias ya que el acceso al cuero cabelludo es mucho más fácil.

– No tan sólo afectan a los niños ya que se pueden tener a cualquier edad.

– Al igual que el resfriado, es una de las enfermedades más contagiosas.

– Los piojos no saltan de una cabeza a otra puesto que no tienen alas y no pueden hacerlo. Las causas más frecuentes de contagio se deben al contacto entre las cabezas, compartir peines, gorros, almohadas, etc.

– El hecho de tener el cabello largo no atrae más a los piojos. El motivo de que se de más en niñas se debe a que suelen mantener un contacto más próximo mientras juegan y no por llevar el pelo más largo.

– Estar infestado no debe ser un motivo de vergüenza. Si se detecta el problema en nuestros hijos, simplemente hay que ponerlo en conocimiento del centro escolar. De esta manera los demás padres podrán prevenir y tratar el problema para que no se propague.

– Los piojos no trasmiten enfermedades ya que su campo de acción se limita al cuero cabelludo. Hay piojos que actúan en otras partes del cuerpo, pero no se trata del mismo tipo de insecto.

– Los piojos humanos no se contagian a otros animales.

– Cortar el pelo no es efectivo pues facilita que los piojos se muevan con mayor facilidad por el cuero cabelludo.

– Los tratamientos químicos (champús. lociones o cremas) no deben usarse antes de la infestación ya que pueden generar resistencias.

– No todos los tratamientos químicos son válidos. Tan sólo aquellos que contienen permetrina y piretroides. Existen algunos tratamientos alternativos a base de malation o lindano que se aplican en los casos de infestación resistente.

– Existen tratamientos alternativos para niños en edades muy tempranas o con la piel muy sensible. En lugar de utilizar productos químicos, se puede erradicar el problema retirando piojos y liendres manualmente con un peine especial.

– Los piojos no sobreviven más de dos días fuera del cuero cabelludo. Por tanto, no pueden vivir en cualquier otro lugar de la casa.