Cuidado con “desintoxicar” el cuerpo
Internet está lleno de productos y prácticas que prometen “desintoxicar” el cuerpo a través de diversos medios, como por ejemplo las dietas extremas y tratamientos de sudoración extremos. Aunque algunos pueden ser relativamente inofensivos, el deseo de la desintoxicación ha llevado a más de una persona a morir debido a la dureza de dicha desintoxicación.

Muchos médicos aseguran que esta idea es muy buena para limpiar el cuerpo de impurezas, pero muchas veces esto es potencialmente peligroso. El cuerpo ha evolucionado con el paso del tiempo para desintoxicarse a través de sus propios procesos, según ha comentado la Dra. Rachel Vreeman, una profesora asistente de pediatría de la Escuela de Medicina de la Universidad de Indiana (Estados Unidos).

Cuando se trata de eliminar las toxinas del cuerpo, varios órganos del mismo están diseñados para hacerlo. El hígado juega un papel importante en la descomposición y el filtrado de las sustancias de la sangre que el cuerpo no puede utilizar. Los riñones eliminan sustancias como la urea, un subproducto del metabolismo de las proteínas. El tracto gastrointestinal, incluyendo el colon, también está diseñado para deshacerse de lo que el cuerpo no puede utilizar y mantener lo que necesita.

Según la doctora, hay mitos de que las toxinas obstruyen o se atascan en estos órganos pero eso no es cierto. Sin lugar a dudas, la sudoración no sería el mejor camino a seguir al respecto. La razón principal es porque el sudor es el encargado de regular la temperatura corporal. Cuando la humedad producida por las glándulas del sudor se evapora, el cuerpo se enfría. Aunque el principal componente del sudor es el agua, el sudor contiene pequeñas cantidades de minerales disueltos y oligoelementos, incluyendo el sodio, lactato, urea, potasio, calcio, magnesio, zinc, etc. ninguno de los cuales se consideran tóxicos.