Cuidado con las carnes procesadas
Aunque los datos que te vamos a dar pertenecen a un estudio realizado en Estados Unidos, debemos tenerlos en cuanta a nivel mundial. Comer perritos calientes, bacon o embutidos aumentan las probabilidades de sufrir enfermedad cardiacas en un 42%. El consumo de carnes procesadas también está vinculado a un 19% del aumento de riesgo de padecer diabetes tipo 2, dijo.

Sin embargo, los investigadores encontraron riesgos más altos de sufrir enfermedades cardiacas o diabetes entre las personas que comen carne roja no procesada como por ejemplo la carne de vaca, de cerdo o de cordero. La mayoría de las pautas de alimentación saludable se centran en un consumo de carne limitado, así que después de leer estos datos deberemos hacer más hincapié.

El equipo que ha llevado a cabo las investigaciones, ha llegado a estas conclusiones tras estudiar 1.600 informes de todo el mundo. Simplemente, 50 gr. diarios de carnes procesadas, son capaces de aumentar el riesgo de diabetes y las enfermedades cardiacas. Aunque como os hemos comentado, las carnes rojas también han entrado en el estudio, está claro que las procesadas son peores que estas. En las carnes procesadas, los investigadores han encontrado cuatro veces más de sodio y un 50% más de conservantes de nitrato.

Esto sugiere que la inclusión de sal junto con los conservantes, aumentan los riesgos para nuestra salud mucho más que las carnes rojas sin procesar. Con el fin de disminuir los ataques al corazón y la diabetes, sería mejor evitar las carnes procesadas como el tocino, el salami, las salchichas y los embutidos. Comer una pequeña porción por semana o menos, está asociado a un riesgo relativamente pequeño.