Cuidar el corazón de forma natural
Una de las principales causas de mortalidad en España siguen siendo las enfermedades cardiovasculares, sobre todo, a partir de los 60 años de edad. Sin embargo, esta estadística podría reducirse, simplemente con un cambio de hábitos, especialmente en épocas de calor ya que a partir de los 30ºC de temperatura el riesgo de infarto se multiplica.

Seguir una actividad física regularmente, evitar el tabaco y la bebida además de llevar una dieta adecuada, son fundamentales para cuidar el corazón. Los suplementos nutricionales, además, resultan de gran ayuda si ya existe algún problema cardiovascular, siempre que el médico así lo prescriba.

Existen algunas sustancias protectoras que se encuentran de forma natural en ciertos alimentos. A continuación detallaremos las más importantes:

Betacaroteno. Según lo avalan algunos estudios, consumir 50mg de betacaroteno al día reduce a la mitad el riesgo de padecer infarto o apoplejía. Esta sustancia se halla en frutas y verduras de color naranja y rojo como pimiento rojo, melocotón, zanahoria, naranja, remolacha, etc.

Vitamina E. Se trata de un antioxidante que protege las células y reduce la oxidación producida por el colesterol. Ingerir 130mg diarios de esta vitamina reduce a un 34% las posibilidades de sufrir un paro cardíaco. Las fuentes naturales de esta vitamina se encuentran en las semillas de girasol, nueces, espinacas, soja, aceite de germen de trigo, el tomate y el brécol.

Cuidar el corazón de forma natural
L-carnitina. La función de este aminoácido es producir energía, a la vez que ayuda a reducir los triglicéridos. Consumirlo es de gran ayuda para el corazón, además de prevenir la angina de pecho. Tomar un suplemento diario de 1.500mg es la dosis recomendada y podemos encontrarla en la ternera y el cordero.

Taurina. Fortalece el músculo cardíaco, estabiliza el ritmo de los latidos y combate la hipertensión. Se encuentra en el pescado y el pollo, siendo recomendable ingerir del orden de 1.000 a 1.500mg diarios.

Coenzima Q10. Es indispensable para que las células produzcan energía, especialmente las cardíacas. Sin embargo, las personas afectadas por alguna enfermedad cardíaca que toman medicación para reducir el colesterol, pueden experimentar una reducción en los niveles de esta sustancia. Para compensar esta carencia, se recomienda un suplemento de 30 a 200mg al día. El atún, las espinacas, la col, las sardinas y el aceite de soja contienen gran cantidad de esta sustancia.

Resveratrol. Sustancia antioxidante que reduce el espesor de la sangre y se encuentra de forma natural en el vino. Así pues, el consumo moderado de vino tinto (2 vasos en hombres y 1 en mujeres, al día) reduce, de forma considerable, el riesgo de padecer enfermedades coronarias.