Cuidar los tatuajes en verano
Se acerca el verano y la hora de ir a playas y piscinas a lucir cuerpo, y por esta razón muchos deciden hacerse un tatuaje en alguna parte de su cuerpo, sin embargo no es la mejor época ya que cuando te haces un tatuaje es recomendable que no le dé mucho el sol por lo menos durante un mes. Así que si estás pensando en hacerte un tatuaje y quieres ir a la playa, mejor espera a septiembre.

Ten en cuenta que un tatuaje necesita por lo menos quince días para que cicatrice, así que si vas a la playa o a la piscina antes de ese tiempo intenta cubrirlo con una gasa para evitar que le dé el sol. Además el roce de la arena puede hacer que pierda definición y color, mejor prevenir que curar.

Las personas recién tatuadas tienen que saber que los riesgos del sol no son para la piel, ya que se hace con pigmentos que la piel tolera, sino que los riesgos son para el tatuaje mismo, ya que puede ocurrir que se queme y el tatuaje se estropee. Por eso como primera medida para alguien que se acaba de tatuar es echarse crema con un factor muy alto. Por otro lado, debes de intentar no bañarse ni en el mar ni el la piscina ya que tanto la sal como el cloro pueden dañar la tinta del dibujo.

Después de tomar el sol, tanto si tu tatuaje es reciente o ya lo tienes hace tiempo, una práctica muy buena es lavarlo con jabón neutro y luego aplicar una crema hidratante.

Si no tienes un tatuaje pero te gustaría lucir uno este verano, aunque lo del sol te echa un poco para atrás, una solución sencilla es que te hagas un tatuaje temporal de henna, es más rápido y sus cuidados son más fáciles. Una vez que te lo has hecho, para que te dure más déjalo de 6 a 8 horas sin tocarlo y luego aplica una mezcla de azúcar, jugo de limón y un poco de laca de pelo. Cuando vayas a la playa o a la piscina puedes darle un poco de vaselina por encima para protegerlo.