Curar picaduras de abejas
Con la llegada del calor y la falta de humedad producida por el verano, empiezan a proliferar todo tipo de moscas, mosquitos, abejas y avispas. Estos bichos no dudan en utilizar sus aguijones para atacar cuando se siente amenazados y el efecto de sus picaduras puede ser muy diverso: molestias, picor, escozor, alergias, fuerte dolor o incluso problemas de salud.

Las avispas tienen el aguijón liso y pueden picar más de una vez, mientras que las abejas te dejan el aguijón en la piel, ambos insectos pican por defensa y producen un prurito e hinchazón en la zona con posible molestia, es fundamental quitar el aguijón clavado. Para curar basta con limpiar la zona con agua y jabón y aplicar un desinfectante. Si la picadura se produce en la boca, nariz o garganta es necesario actuar con rapidez, ya que la inflamación nos puede taponar las vías respiratorias.

Si después de una picadura sufrimos mareos, urticaria, espasmos musculares, debilidad o pérdida de conciencia puede que seamos alérgicos a los componentes del veneno de estos insectos, es fundamental acudir con urgencia a un centro hospitalario, ya que en caso de shock anafiláctico nos puede causar la muerte.

Para evitar las picaduras de las abejas es tan simple como no molestarlas, evitar llevar ropa de colores, cremas con perfume, colonias fuertes que las pueda atraer y no lleve comida o refrescos a lugares naturales.