Curiosidades sobre los sueños
Seguramente sientes curiosidad por saber lo que sueñas o conocer el significado del sueño, sin embargo existen muchas otras curiosidades interesantes sobre los sueños que te gustará conocer.

Las personas ciegas sueñan: siempre que hayan perdido la vista después del nacimiento, efectivamente pueden ver imágenes en sus sueños. Sin embargo, lo más curioso es que la gente ciega también sueña aunque no vea imágenes, aparecen otros sentidos como olor, tacto y sonido.

No recordamos casi nada del sueño: Estudios demuestran que las personas que recuerdan lo que han soñado, apenas lo hacen en un 90% de lo que ha sucedido en el sueño. Al no vivirlo intensamente se olvida a las pocos minutos de despertarse.

Todos soñamos en algo: Todos los hombres y las mujeres tienen diferentes sueños y reacciones físicas durante la noche. Si no recuerdas lo que has soñado, no significa que no tengas sueños.

Soñar es sano: Se ha demostrado que las personas que se despiertan antes de haber podido soñar en algo, experimentan dificultades de concentración, irritabilidad, alucinaciones y signos de psicosis pocos días después.

Soñamos cosas que conocemos: Soñar no nos permite ver el futuro. Solemos soñar en cosas pasadas, en algo que nos pasó y que recordamos con un fuerte sentimiento. Sin embargo, también es natural imaginar cosas no reales en nuestros sueños o ver reflejados nuestros miedos.

No todo el mundo sueña con color: Cerca del 12% de la gente sueña en blanco y negro. El resto sueña a color. Lo sueños más comunes son situaciones relativas al colegio o la universidad, ser perseguidos, correr despacio por algún lugar, caerse, llegar tarde a las citas, perder dientes, volar por el cielo, etc.

Los sueños tienen mensajes ocultos: Si tu sueño es acerca de alguna cosa en particular no siempre significa que hayas soñado sobre eso. El inconsciente trata de comparar tu sueño con alguna otra cosa similar.

Durante el sueño no te mueves: Mientras se sueña tu cuerpo se mantiene completamente paralizado, tan sólo las funciones vitales mantienen su trabajo. Esto es un acto natural para prevenir que tu cuerpo realice las acciones que puedan ser peligrosas.