Curso para aprender la danza del vientre
La danza del vientre nace con las primitivas danzas rituales de fecundidad que a lo largo de los siglos se ha sofisticado incorporándose a la danza clásica de los países de Oriente Medio y Norte de África. Consiste en mover el cuerpo de forma ondulante y sinuosa. Las mujeres que comienzan a practicar la danza del vientre aseguran que les proporciona enormes beneficios de salud tanto físicos como mentales:

– Moldea la figura sin esfuerzos violentos, por lo que está indicada para cualquier tipo de mujer sea cual sea su edad y condición física.

– Ayuda a corregir la postura y a trabajar los músculos del cuerpo, esto endurece y posibilita una correcta colocación de la espalda y la mujer gana en elegancia.

– Se gana en flexibilidad, coordinación y conocimiento del propio cuerpo.

– Al ejercitar todos los músculos de la pelvis y el vientre, se corrigen los desarreglos del ciclo menstrual femenino, favorece el alumbramiento y facilita las funciones biológicas del sexo femenino.

– Libera las tensiones y emociones. Se aprende a valorar el cuerpo sea como sea y la mujer aprende a amarse tal como es, sin complejos.

– Los suaves movimientos ondulantes y sinuosos consiguen que la mujer cultive sensualidad, feminidad, delicadeza y armonía interior.

– Eleva la autoestima y reafirma la personalidad. Produce desbloqueo físico, mental y emocional. Genera euforia y alegría.

– Desarrolla la creatividad, ya que en muchos casos son bailes improvisados, lo que permite a la bailarina una gran libertad para exteriorizar y crear su propio estilo.