Deficiencia de potasio en el organismo
El potasio es un electrolito que es necesario para muchas funciones vitales, como la regulación del metabolismo celular, la síntesis de proteínas, la regulación de la presión osmótica del medio celular y la síntesis de glúcidos entre otros. Es esencial para que las neuronas y las células musculares trabajen de forma correcta.

Normalmente la cantidad de potasio en nuestro organismo está equilibrada. Necesitamos como mínimo 0.5 mg./kg y normalmente cubrimos esta necesidad con la alimentación. Si ingerimos demasiado potasio, el exceso se elimina a través de la orina. Sin embargo hay veces en los que este equilibrio desaparece. Algunas de las causas que lo provocan son:

- Toma de algunos medicamentos como algunos antibióticos o los diuréticos.

- Diarrea o excesivo uso de laxantes.

- Enfermedades que afectan a la capacidad del riñón para detectar los niveles de potasio en el cuerpo, como el síndrome de Cushing o el síndrome de Bartter.

- Trastornos alimentarios como la bulimia, debido a los vómitos.

Entre los síntomas provocados por esta enfermedad, los más notorios son:

- Ritmos cardiacos anormales, sobre todo en quienes padecen enfermedades cardiacas.

- Fatiga

- Estreñimiento

- Debilidad muscular o espasmos

- Descomposición de fibras musculares

- Parálisis pulmonar o digestiva.

- En casos severos, puede provocar la muerte.

El tratamiento de esta enfermedad consiste en tomar potasio por vía oral. En los casos más severos se hará por vía intravenosa.

Para no presentar deficiencias de este mineral, deberemos introducir en nuestra dieta alimentos ricos en potasio, como son los garbanzos, acelgas, plátano, carne, tomate o leche. También lo podemos encontrar en los apios, champiñones, coles, coliflores, endibias, escarolas, lechugas, puerros, zanahorias, dátiles y en todos los frutos secos.