Deporte para personas diabéticas
Se ha demostrado que es beneficioso el ejercicio físico en personas diabéticas, siendo considerado junto con la medicación y la dieta, parte del tratamiento. Entre otras ventajas, la realización de deporte proporcionará los siguientes beneficios: Reduce el nivel de azúcar en sangre durante y después del ejercicio, ayuda al cuerpo a utilizar mejor la insulina. Reduce la medicación a tomar, disminuye la tensión arterial, mejora la circulación de la sangre hacia el corazón, permite perder peso junto con una dieta sana, reduce los niveles de colesterol y de otras grasas, evita el estreñimiento, fortalece los huesos, músculos y tendones. En definitiva, nos hace sentir mejor, alivia el estrés y las tensiones.

Practicar deporte está recomendado en todas las personas, independientemente de tu edad. Consiste en practicar de forma continua alguna actividad que suponga un esfuerzo adecuado a su condición física, no hace falta apuntarse a un gimnasio, en ocasiones basta con ir caminando al trabajo o realizar ejercicios sencillos en casa cuando no es posible hacerlos fuera, esto puede ser suficiente cuando hay limitaciones de horario o de movimiento. Siempre son preferibles aquellos ejercicios de intensidad moderada, aeróbicos (andar, ciclismo, esquí, tenis, fútbol, y otros en equipo) y realizados de forma continuada, que aquellos ejercicios violentos que puedan ser de riesgo.

Es fundamental que la actividad física sea continua y se realice todos los días. Es mejor caminar quince minutos todos los días que una hora a la semana. Recuerda que se debe evitar el ejercicio en condiciones de frío o calor extremos. Si se inyecta insulina, debe hacerlo en los lugares alejados de los músculos más implicados en la actividad física. El calzado debe estar ajustado y cómodo. Antes de iniciar una sesión de ejercicio hacer un calentamiento. Bebe mucho líquido que evitar la deshidratación y cuando termines mantén una buena higiene.