Depuración post navideña
Cena de Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Reyes… eso se traduce en marisco, pavo, cordero, embutido, gulas, chocolate, turrón, churros, alcohol y decenas de productos alimenticios y grandes “atracones”. Nuestro estómago disfruta comiendo productos tan ricos, pero los excesos no son buenos y después de tantos días de ricos manjares toca dejar descansar al estómago y hacer una limpieza.

Cuando empieza el año nuevo, con los buenos propósitos siempre viene el de hacer más ejercicio y comer mejor. Empezar el año purificando nuestro cuerpo de las toxinas acumuladas durante las fiestas de Navidad nos vendrá de lujo y si lo prolongamos conseguiremos habituarnos a una dieta equilibrada y sana. Una buena manera de limpiar el organismo es el ayuno. En contra de lo que pueda parecer pasar un día en ayuno puede ser beneficioso para el organismo ya que se depura el aparato digestivo y se limpia la sangre los riñones y el hígado.

Además de esta jornada de ayuno, es recomendable cambiar las comidas: los suculentos platos de las Navidades dejan paso a otros no menos suculentos pero sí más light. A la hora de la comida incorpora sobre todo ensaladas y sopas de verduras. Aumenta la ingesta de frutas y de agua y cambia los turrones que te han sobrado por un yoghurt natural. Apúntate a las legumbres, las patatas cocidas, el pescado herbido, la carne a la plancha y a todos los menús libres de grasas y azúcares. Ya verás como en unos días te sientes mejor.