Dieta flexitariana: ser vegetariano pero flexible
Para ser vegetariano no es necesario llevar una dieta muy estricta, se puede ser flexible. La moda es la dieta flexitariana, una mezcla de abundantes vegetales y en ocasiones consumo de carne.

Un tipo de dieta altamente recomendable ya que permite una alimentación adecuada, sana y equilibrada sin renunciar a nada, por lo que desde el punto de vista nutricional es perfecta. Además, favorece a la prevención de algunas enfermedades como el cáncer, enfermedades cardiovasculares, obesidad y diabetes.

Ser flexitariano significa que comes de manera más saludable, dando prioridad a frutas y hortalizas, con un menor consumo de carnes y pescados. El plan de la dieta flexitariana se basa en 5 grupos de alimentos bien diferenciados:

– Proteínas: Existe una selección de alimentos que aportan el mismo valor nutricional que la carne animal. Se trata de una combinación de cereales con legumbres o frutos secos. Toma nota: judías verdes, lentejas, nueces, pipas, sésamo, garbanzos, habas, guisantes, cacahuetes, arroz y avena. Sin olvidar la soja, una legumbre repleta de proteínas fundamental en esta dieta.

– Frutas y hortalizas: Las verduras ayudan a reducir la ingesta de calorías, contienen múltiples minerales y son necesarias en cualquier dieta sana. Mientras que las frutas proporcionan ese sabor dulce tan necesario en cualquier alimentación, aportan beneficios añadidos de las vitaminas, minerales y antioxidantes.

– Granos integrales: Los componentes naturales del grano contienen sustancias tan necesarias como la fibra, magnesio, vitamina E, ácido fítico y fitosteroles. Se pueden tomar con arroz o pasta integral.

– Lácteos fermentados: Todos los lácteos tienen un elevado valor nutricional, son fuente de calcio, proteínas y vitamina D, fundamentales para el desarrollo de nuestros huesos. Además, poseen bacterias que regulan nuestra flora intestinal.

– Saborizantes: Las recetas de veganos tiene porque ser sosas, pueden contener azúcar y especias. Los edulcorantes aportan un gusto especial al plato. Son una alternativa más natural que los azúcares refinados. Los puedes encontrar en néctar o sirope de agave, jarabes de arce, cebada, canela y vainilla.