Dieta para aguantar mucha actividad física
Practicar ejercicio físico es muy bueno para la salud, siempre que combines el deporte con una dieta equilibrada. A continuación te damos algunos consejos de nutrición para aguantar mucha actividad física y obtener los resultados que esperas.

Dieta para aguantar mucha actividad física
La alimentación es fundamental para tener un buen rendimiento físico. Nunca dejes de comer, hazlo a conciencia para proveerte de energía pero sin engordar. Es mejor hacer cinco comidas al día, que contengan hidratos de carbono y proteínas.

Dieta para aguantar mucha actividad física
El día anterior a la actividad, debes ingerir glúcidos de fácil digestión, es decir, que sean asimilados de manera lenta, proveyendo energía suficiente para la práctica deportiva. Pueden ser pastas, cereales integrales, legumbres, frutas y verduras.

Dieta para aguantar mucha actividad física
Como los músculos se recuperan durante las horas de descanso, consume proteínas principalmente por la noche. Los días que no practiques actividad física, trata de alimentarte de manera equilibrada y sana. Puedes comer lo mismo pero disminuye las porciones. Recuerda que tu cuerpo necesitará menos energía.

Dieta para aguantar mucha actividad física
Dieta día 1
– Desayuno: 1un vaso de leche descremada, dos vainillas o galletas integrales y un plátano.
– Almuerzo: pastas con salsa ligera; ensalada de tomate, albahaca, dos rodajas de queso fresco y una pieza de fruta cítrica.
– Merienda: un yogur descremado con cereales, junto con dos rebanadas de pan rico en fibras con queso y jamón cocido magro.
– Cena: una porción de pollo sin piel a la plancha o parrilla acompañado de verduras cocidas, una ensalada vegetal de hoja verde y 1 fruta mediana del tiempo.

Dieta para aguantar mucha actividad física
Dieta día 2
– Desayuno: una infusión endulzada con edulcorante, dos tostadas de pan integral untadas con queso bajo en grasas y mermelada dietética y 2 kiwis.
– Almuerzo: un porción de verdura tipo acelga o espinaca con ricota, ensalada de tomate, pepino y zanahoria rallada, de postre una gelatina con frutas.
– Merienda: un licuado de plátano con leche descremada sin azúcar, dos rebanadas de pan con un loncha de queso y otra de jamón cocido magro.
– Cena: un filete de pescado a la parrilla o plancha, puré de calabaza, ensalada de tomate y una clara de huevo duro condimentada con aceite y perejil picado, de postre unas pocas fresas.