Dieta sana para los enfermos cardiacos
Las enfermedades del corazón encabezan la lista de enfermedades más mortíferas en países como Estados Unidos. Afecta aproximadamente el 82% de las personas mayores de 65 años en adelante. Una buena dieta puede desempeñar un papel muy importante en la reducción de riesgos y ayudar a las personas que ya tienen enfermedades cardiacas a mejorar su bienestar.

Los alimentos llenos de grasas no son nada saludables, al igual que el exceso de azúcares que pueden causar la inflamación y la acumulación de placas en las arterias. Esto puede desembocar en un ataque al corazón o en un derrame cerebral. Una dieta sana no tiene por qué centrarse únicamente en la ingesta de alimentos blandos y en pollo sin piel. Debes aumentar los carbohidratos sanos, estos están cargados de fibra y nutrientes protectores. Algunos de los más importantes son:

Frutas y verduras.
• Los cereales integrales como el trigo entero, la avena, el arroz salvaje y la cebada.
Legumbres como los guisantes y las lentejas, judías, y garbanzos.
Lácteos bajos en grasa como el queso, el yogur, el requesón y otros productos lácteos que especifiquen que son bajos en grasa.

Si tienes una enfermedad del corazón, habla con tu médico acerca de los suplementos de ácidos grasos omega3. Mantén las grasas saturadas por debajo del 7% de las calorías totales. Esto incluye el recorte de carne, la leche entera, quesos elaborados con leche entera, helados, mantequilla, manteca de cerdo, pasteles, galletas, mayonesa, etc. También debes controlar el colesterol y reducir los azúcares.