Diferencias entre gripe y resfriado
Llega el otoño y con él las gripes y los resfriados. Son enfermedades muy similares, lo que hace que mucho de nosotros no sepamos diferenciar bien ambas dolencias, por lo que nunca estamos seguros de si lo que tenemos es una gripe o un resfriado. Esto se debe a que ambas son infecciones víricas, que sólo se diferencian en el tipo de virus, ya que mientras en el caso de la gripe se trata del influenzavirus, que afecta a las vías respiratorias y es altamente contagioso, en el caso del resfriado el responsable es un rinovirus.

Para diferenciarlos deberemos prestar especial atención a sus síntomas:

– Gripe: Fiebre alta, escalofríos, dolor de cabeza y musculares, mareo, pérdida de apetito y cansancio. Normalmente es una enfermedad que aparece repentinamente.

– Resfriado: Picor de garganta, nariz congestionada o que gotea y tos áspera. A veces puede acompañarse de dolor de cabeza leva, fiebre baja y cansancio. Su aparición suele ser de forma lenta y progresiva.

La principal diferencia entre ambos es que generalmente el resfriado no produce fiebre, o al menos no muy alta, ya que puede que se eleve la temperatura del cuerpo un par de grados. En ninguno de los dos casos deberemos tomar antibióticos, ya que al ser enfermedades producidas por virus no tienen ninguna efectividad.

Por otra parte, en el resfriado común sentiremos tan sólo un ligero cansancio que apenas influirá en el desempeño de las tareas cotidianas, mientras que en el caso de la gripe sentiremos una gran fatiga que nos obligará a estar en la cama.

Otro síntoma al que debemos prestar atención es el dolor de garganta, ya que no suele darse apenas en el resfriado mientras que en la gripe puede ser tan intenso que el paciente tenga dificultades para tragar y comer.