Dormir mejor durante el embarazo
Uno de los problemas que puede presentarse durante el embarazo, sobre todo a medida que avanza la gestación, es el insomnio, ya que la sensación de incomodidad al acostarse impide muchas veces conciliar el sueño. Sin embargo es algo que se puede paliar siguiendo unos pequeños consejos:

– Duerme de lado. No se debe dormir boca arriba porque, sobre todo en el último trimestre, esto ocasiona que el peso del útero descanse sobre la columna y el intestino, lo que te puede provocar dolores en la cintura, molestias respiratorias y dificultad en la digestión. Lo mejor es dormir de lado, eligiendo el lado en el que estés más cómoda.

Cuando el embarazo esté muy avanzado puedes utilizar una almohada entre las piernas y almohadas específicas para apoyar el vientre al dormir.

– Si es la ansiedad por la proximidad del parto lo que te impide dormir, lo mejor es que te relajes antes de irte a la cama. Puedes darte un baño caliente que tenga un efecto relajante o pedir a tu pareja que te dé un masaje relajante acompañado de aceites esenciales. De ese modo, mientras tu cuerpo se relaja, tu mente lo hará también.

– Si lo necesitas, puedes dormir una siesta después de comer, pero que no sea tan larga que te dificulte conciliar el sueño por la noche. Si quieres echártela en el sofá asegúrate de estar cómoda para no sentir dolores musculares tras la misma.

– Si tienes las piernas muy hinchadas, antes de dormir túmbate un poco boca arriba colocando las piernas en alto, en un ángulo lo más próximo a los 90 grados. Apoyándolas en la pared, por ejemplo. De ese modo movilizarás el líquido acumulado y tus piernas estarán más descansadas, con lo que dormirás mejor.