Efectos del alcoholismo en el cuerpo
El abuso prolongado de alcohol afecta seriamente al cuerpo. Este causa, en algunos casos, daños permanentes en él. Muchos no consiguen recuperarse de estos daños. El alcoholismo puede producir enfermedades como por ejemplo:

– Hipoglucemia
– Enfermedades renales y nutricionales
– Daños metabólicos
– Degeneración y atrofia cerebral
– Cáncer en la boca faringe, laringe y esófago
– Gastritis crónica
– Pancreatitis
– Cardiomiopatía
– Degeneración grasa del hígado. Cirrosis
– Arritmias, hipertensión, hipoglucemia, osteoporosis
– Trastornos de la coagulación
– Impotencia. Infertilidad en hombres y mujeres
– Angina de pecho
– Esofagitis, gastritis, úlceras

El corazón es especialmente vulnerable a los efectos dañinos del alcohol. A menudo, los alcohólicos tienen mayores niveles de presión arterial. Otro efecto secundario común es la reducción del flujo de la sangre en los brazos y en las piernas. El consumo excesivo prolongado también puede dar lugar a accidentes cerebrovasculares. En general, los grandes bebedores tienen alterada la función hepática. Al menos, 1 de cada 5 personas bebedoras desarrolla cirrosis. Los primeros síntomas de esta enfermedad suelen incluir náuseas, hinchazón de los tobillos, dolores en el abdomen y fatiga.

El alcoholismo crónico es la segunda causa principal de los daños cerebrales. La muerte de las células cerebrales afecta a la memoria, la vista, el olfato, el oído, y al sistema nervioso en general. Las mujeres embarazadas deben ser conscientes de que el feto puede desarrollar el conocido síndrome de alcohol fetal. El feto puede sufrir por la imposibilidad de recibir correctamente el oxígeno y sus alimentos. El niño puede nacer con diferentes deformidades tales como las malformaciones de la cara, de los órganos, o el retraso mental.