Efectos secundarios de los medicamentos
La mayoría de nosotros tomamos alguna vez a lo largo de nuestras vidas, medicamentos considerados drogas que solo pueden ser prescritos por un médico. Si todo va bien, el medicamento funciona como debe de funcionar pero, no hay ninguna “varita mágica”, que nos permita evitar algún tipo de riesgo o de efecto secundario.

Un efecto secundario es, básicamente, un acontecimiento no deseado que resulta al tomar un medicamento. Los efectos secundarios pueden ser buenos o malos, dependiendo de cómo se use el medicamento. Por ejemplo, los antihistamínicos, que son utilizados para ayudar a los síntomas de alergia como la picazón en los ojos y los estornudos, pueden tener como efecto colateral la aparición del sueño. Si tienes problemas para dormir, este efecto secundario no es muy grande pero, debes tener cuidado si vas a conducir.

En el momento en el que se compra en la farmacia uno de estos medicamentos, hay que preguntar cuales pueden ser sus efectos secundarios. Independientemente de la “droga”, los efectos secundarios más comunes son las náuseas y los vómitos, las reacciones alérgicas, la somnolencia, el insomnio, los problemas cardíacos (tales como palpitaciones del corazón) y la dependencia.

Algunos medicamentos pueden hacer que tengas náuseas si los tomas con el estómago vacío. Para evitar este problema, intenta tomar estos medicamentos después de comer algo. De todas formas, existen algunos medicamentos recetados, que pueden causar efectos secundarios muy diferentes a los anteriores. En algunos casos, los efectos secundarios son considerados como un gran riesgo que pueden llegar a ser catastróficos. Consulta con tu médico siempre los efectos secundarios de cualquier medicamento que te recete.