Ejercicios de compresión y relajación
Nuestro estresante ritmo de vida, a veces, nos impide ir al gimnasio. Pero, existen ejercicios que todos podemos realizar incluso en horas de trabajo y que nuestro cuerpo nos los agradecerá. Hoy te hablamos de uno de los ejercicios más fáciles que podemos realizar en cualquier parte del planeta: la contracción de glúteos. Esto es lo que se debe hacer:

– Levántate y contrae los músculos del glúteo
– Mantenlos así unos segundos y, a continuación, relájalos.
– Repite esa acción varias veces.

Tus glúteos (hay tres músculos en cada nalga) sirven para mucho más de lo que piensas. Tus glúteos no sirven solo para llenar la parte trasera de tus pantalones vaqueros, ellos son los responsables de ayudar a mantener una serie de movimientos cruciales que te permitirán moverte mucho mejor. Su fortalecimiento es imprescindible si quieres sentirte en forma. Lo mejor de todo es que, como te comentábamos, podrás ejercitarlos en cualquier sitio y en cualquier momento.

Lo mejor de estos ejercicios de compresión es que se pueden realizar con otras partes del cuerpo. ¿Qué hacemos cuando nos estresamos (además de estar de mal humor, y comer más de lo normal)? Efectivamente: nos tensamos. Debido a que es una reacción inconsciente, hay que recordar conscientemente que debemos relajarnos.

Esta estrategia de compresión se puede utilizar de pies a cabeza. Puedes intentar contraer y relajar todos los músculos de tu cuerpo, por ejemplo: puedes empezar arrugando los dedos de los pies tan firmemente como te sea posible durante unos segundos, y luego dejar que se relajen. Luego puedes hacer esas compresiones con tus piernas, hasta llegar a tu cara.