El ácido fólico relacionado con el cáncer
Aunque la ingesta de ácido fólico durante el embarazo se suele recomendar para prevenir diferentes defectos de nacimiento, también puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer, según han informado unos investigadores noruegos. La doctora Marta Ebbing, del departamento de enfermedades del corazón del Hospital Universitario de Haukeland en Bergen, se ha atrevido a afirmar que la fortificación del ácido fólico, y otros suplementos, pueden no ser tan seguros como se suponía.

En Noruega, los alimentos no se complementan con ácido fólico, lo que la convierte en el lugar ideal para investigar si este suplemento aumenta el riesgo de cáncer o no. El estudio demuestra que el tratamiento con ácido fólico que se realizó durante tres años y medio, está directamente asociado con un 21% más de riesgo de cáncer. También, existe un mayor riesgo de muerte después de seis años y medio de tratamiento, en una parte de la población con enfermedad cardiacas isquémicas que viven en Noruega.

El informe se publicará estos días en la revista “Journal of the American Medical Association”. Para el estudio, el equipo de Ebbing recopiló datos de 6.837 pacientes con enfermedades cardíacas en dos ensayos. Estos ensayos fueron diseñados para ver si la vitamina B podría reducir la homocisteína, una proteína asociada con las enfermedades del corazón. Durante los estudios, se asignaron a los pacientes de manera aleatoria, ácido fólico más las vitaminas B12 y B6, ácido fólico más vitamina B12 o simplemente la B6 sola.

Estos ensayos se desarrollaron entre 1998 y 2005, y fueron seguidos hasta finales de 2007. Los investigadores encontraron que los pacientes que recibieron ácido fólico tuvieron un 21% más de posibilidades de padecer un cáncer. Finalmente, de los 341 pacientes que recibieron ácido fólico y desarrollaron cáncer, 136 murieron.