El corazón y las decisiones
Todo el mundo siente impulsos en un momento u otro: casarse con ese hombre, no comprar ese coche… Ahora, un nuevo estudio sugiere que hay realmente un vínculo muy directo entre los latidos del corazón y las decisiones que se toman. El autor del estudio, Barnaby D. Dunn, psicólogo de el Consejo de Investigación Médica de la Unidad de Cognición y Ciencias del Cerebro en Cambridge (Inglaterra), ha explicado que estos resultados pueden ayudar a explicar cómo la toma de decisiones puede ser positiva o negativa.

Los resultados no indican que tu corazón sea el que te diga la decisión que debes tomar ni tampoco apunta a que este mejore la toma de decisiones, sino que el estudio logra encontrar evidencias de que hay algo que hace confiar o desconfiar en tu corazón. Los investigadores trataron de encontrar un vínculo entre el corazón y la mente de los participantes en la primera prueba para ver si podían estimar la velocidad a la que sus corazones estaban latiendo.

Los participantes son instruidos para tratar de “sentir” su corazón y no para medir directamente el pulso. La mayoría de las personas aseguraban encontrarse inseguros en su desempeño. Sólo alrededor de una quinta parte de las personas muestran altos niveles de precisión. Luego, los investigadores trataron de provocar emociones a los participantes mostrándoles fotos de cosas felices (como un lindo perrito) y no tan felices (un plato de comida repugnante).

Posteriormente trataron de vincular las respuestas de las personas a su capacidad para controlar su ritmo cardíaco. La excitación resultó estar relacionada con los cambios en su ritmo cardíaco. Así que una vez más, debemos centrarnos en cuidar nuestro corazón ya que es una de las partes más importante de nuestros cuerpos que, incluso, nos ayuda a sentir impulsos a la hora de tomar decisiones.