El Corcovado se vuelve rosa por el cáncer de mama
El Cristo del Corcovado, símbolo de la ciudad brasileña de Río de Janeiro, ha sido iluminado de color rosa hace unos días con motivo de una campaña contra el cáncer de mama. Este Cristo, de 40 metros de alto y varias toneladas de peso, se tornó de rosa por una buena causa. La embajadora de esta campaña, siempre activa en acciones solidarias fue la diseñadora venezolana Carolina Herrera, que acompañada de su hija y otras personalidades asistió al momento de iluminación. Este gesto tiene como objetivo concienciar al mundo de la importancia que tiene el cáncer de mama, una enfermedad contra la que luchan miles de mujeres en el mundo.

Según los datos, muere una mujer cada minuto debido a esta enfermedad, por eso es muy importante hacer ver a todas las mujeres, especialmente de edad algo avanzada que se hagan revisiones periódicas y acudan al médico en cuanto encuentren algo fuera de lo común. El mejor remedio para este tipo de cáncer es la prevención, así que ya lo sabes, acude al ginecólogo e insiste a tus amigas y familiares para que también lo hagan. Lo bueno es que las mujeres cada vez más somos conscientes de esta problemática y señal de ello son las múltiples campañas que surgen en torno al cáncer de mama. Octubre se ha consolidado como el mes del cáncer de mama y seguramente veamos más acciones parecidas a las que ha protagonizado Carolina Herrera en Brasil.

Además, la diseñadora, ha creado un conjunto de bolso y perfume muy “rosa”, y el dinero de la venta de estos productos será destinado a la lucha contra la enfermedad. Sin duda hay que felicitar a Carolina Herrera y a su hija y a todos los famosos que se suman a estas campañas contra la enfermedad. También, como no, hay que dar la enhorabuena a las mujeres anónimas que ponen todo su esfuerzo por ganar esta batalla. Si el Cristo del Corcovado es grande, la fuerza de todas las mujeres unidas para combatir esta enfermedad también.