El ejercicio y la osteoporosis
La osteoporosis podríamos definirla de una forma muy básica como un adelgazamiento de los huesos que se produce con el paso del tiempo en la mayoría de las personas. Aunque, es más común en mujeres, también puede afectar a los hombres con la edad. La osteoporosis se asocia a 1,2 millones de fracturas de huesos cada año.

Una de las causas de la osteoporosis es la falta de calcio en la dieta. Los adultos necesitan de 1.200 a 1.500 mg al día, pero el promedio de una dieta normal es de 750 mg. Por esta razón, muchos médicos recomiendan aumentar la dieta con un suplemento diario de calcio todos los días. Los estudios han demostrado que este tipo de incrementos reduce las fracturas de cadera en hasta un 30%. Sin suficiente vitamina D, los huesos no puede absorber el calcio. Existen ciertas características que aumentan las probabilidades de sufrir osteoporosis. Entre ellos, una dieta baja en calcio y vitamina D y la falta de peso, son los más fáciles de cambiar.

El ejercicio y la osteoporosis
Otros factores son:

-Avanzada edad
-Antecedentes familiares
-Menopausia
-Uso prolongado de medicamentos con cortisona
-No hacer ejercicio
-Fumar

Muchos atletas erróneamente creen que no tienen riesgos de sufrir osteoporosis, ya que el ejercicio es lo más indicado para para fortalecer los huesos. Sin embargo, diferentes investigaciones han demostrado que el ejercicio no evita la pérdida ósea. Reforzar y mantener la masa ósea requiere una combinación de nutrientes y ejercicio. Los ejercicios que se realizan con peso son los más eficaces para fortalecer los huesos. Aunque también podemos incluir en estos ejercicios caminar, subir escaleras, correr y hacer senderismo. Un estudio realizado a 350 mujeres de mediana edad encontró que aquellas que fueron más activas en sus vidas diarias tenían una mayor densidad ósea en sus espinillas, el fémur y el antebrazo.