El estrés y la hipertensión
El estrés puede aumentar tu presión arterial mediante la aceleración de tu ritmo cardíaco. Pero eso es un estado temporal. Te permite responder a las amenazas, lo que provoca la denominada respuesta de lucha. Muchos expertos aseguran que el estrés causa permanente el aumento de la presión arterial o hipertensión. El estrés puede causar que tu presión arterial se eleve, pero esta volverá a sus niveles normales una vez que la fuente del estrés desaparezca.

Un número sorprendente de acontecimientos se han encontrado que son capaces de aumentar la presión arterial. Los investigadores no han encontrado evidencia de que los aumentos regulares de la presión arterial hagan ningún tipo de daño a los vasos sanguíneos u órganos. Así que trabajar en un ambiente estresante, practicar algún deporte de forma extenuante todos los días no causa hipertensión.

Pero recuerda que existe el denominado estrés positivo, sin el cual no habríamos podido sobrevivir como especie. El estrés positivo nos ayuda a avanzar en la vida buscando un buen desempeño, ya sea la anticipación creativa y productiva. Es el que añade el entusiasmo a nuestra vida. La rápida respuesta del estrés también nos ayuda a sobrevivir a las amenazas a nuestra vida, como evitar un accidente por una reacción rápida, o huir de un atacante.

El objetivo no es eliminar el estrés positivo, sino aprender a cómo manejarlo y cómo usarlo para ayudarnos. El estrés excesivo por el contrario, puede dejarnos con la sensación de estar agotados y ansiosos. Tenemos que encontrar el equilibrio con un nivel óptimo de estrés que individualmente nos motive pero que no consiga abrumarnos.