El masaje tántrico
Las personas que vagamente han oído hablar del masaje tántrico, a menudo, lo equiparan con un masaje sexual. El masaje tántrico puede ser muy sensual y despierta la energía sexual del cuerpo, pero la satisfacción sexual no es su principal objetivo. Los principales objetivos de este tipo de masaje son:

– Despertar el Kundalini. Es una poderosa energía que duerme en la base de la columna vertebral. Cuando se despierta el Kundalini, esta sube hacia arriba por la columna vertebral y acelera la capacidad del cuerpo para curarse a sí mismo.

– Activar los chakras del cuerpo. Chakra significa literalmente rueda o disco en sánscrito y es un centro de energía situado en el cuerpo y más concretamente en la columna vertebral. Se dice que hay siete chakras principales a lo largo de la columna, que van desde la base hasta la cabeza.

– Facilitar la curación del cuerpo en el sentido físico, emocional y espiritual. Debido a que el masaje tántrico activa los chakras del cuerpo, este aumenta la capacidad del cuerpo para curarse a sí mismo. Pero no sólo nos referimos al dolor físico, podemos hablar incluso de las heridas emocionales que la persona sufre.

El acto de dar y recibir un masaje tántrico es un acto muy íntimo, ya que puede dejar al receptor en un estado muy vulnerable. Debido a la confianza que el masaje tántrico requiere, es muy importante que la persona que da el masaje sea alguien en quien confía el receptor y se siente absolutamente cómodo. Esta es la razón por la que este masaje se hace a menudo entre los amantes para mejorar la experiencia sexual.