El peligro de los xenoestrógenos
Los xenoestrógenos son unos compuestos químicos nuevos, es decir que no existen en la naturaleza sino que han sido desarrollados por el hombre. Los encontramos en multitud de productos, ya que vienen siendo usados por compañías industriales, de agricultura y químicas desde hace más de 70 años. Los xenoestrógenos suelen ser derivados del petróleo. Entran en nuestro organismo cuando comemos vegetales que han sido rociados con ellos, cuando usamos productos químicos o bien a través del consumo de animales alimentados con granos rociados con pesticidas.

Estos químicos tienen la estructura molecular muy parecida a los estrógenos (que son hormonas producidas naturalmente) y pueden cumplir diferentes funciones: unirse a los receptores hormonales de las células obstruyendo la respuesta hormonal natural, bloquear los receptores hormonales, y destruir los mensajes hormonales. Como son hormonas sintéticas no son eliminadas por el organismo con la misma facilidad que las naturales. El resultado, en todos los casos, es, por un lado, exceso de estrógenos y, por contrapartida, una deficiencia de progesterona. Por ello pueden provocar numerosos trastornos como: síndrome premenstrual, retención de líquidos, irritabilidad, endometriosis y adenomiosis, disminución en la cantidad y calidad del esperma… Se está estudiando el efecto potencial de los xenoestrógenos en la aparición del cáncer, sobretodo en relación al cáncer de mama y de útero.

Se pueden encontrar xenoestrógenos en productos como protectores solares (hidroxianisol butilado), conservantes alimentarios, plásticos (los que contengan ftalatos), insecticidas (atrazina, DDT, metoxiclor…) y en todo tipo de cosméticos, champúes, geles… que contengan parabenos. El tema de los parabenos es especialmente preocupante pues se encuentran en la mayoría de productos de cosmética: mirad las composiciones y seguro que veréis palabras acabadas en “…paraben”. No hay que fiarse, puesto que muchas empresas que comercializan productos “ecológicos” o “naturales” incluyen parabenos en sus formulaciones.