El problema de las adicciones
Las adicciones durante mucho tiempo siempre se han considerado como un incontrolable hábito que afecta al consumo exagerado de alcohol y a la ingesta de drogas. Debido a los efectos que producen estas sustancias en el cuerpo, y en particular al cerebro, muchas personas piensan que las adicciones sólo tienen lugar cuando se utilizan regularmente estas sustancias.

Más recientemente, y tras diferentes estudios, los expertos nos han demostrado que las adicciones no se dan solo con sustancias como el alcohol o las drogas, también podemos desarrollar adicciones en el juego, en el deporte e incluso en el sexo. Así se ha llegado a la conclusión de que el ser humano puede ser adicto a cualquier cosa. Aunque los síntomas pueden variar de una adicción a otra hay 2 aspectos que debemos tener en cuenta.

El problema de las adicciones
En primer lugar la adicción es contraproducente para el individuo. En vez de ayudar a las personas a adaptarse a situaciones o a superar los problemas, tiende a socavar estas capacidades. Por ejemplo, un jugador podría tener más dinero pero su adicción le hará perder gran parte de sus recursos financieros.

En segundo lugar, el comportamiento es persistente. Cuando alguien es adicto, seguirá con su adicción de manera compulsiva, a pesar de que esto le pueda traer problemas. Para poder superar esta adicción lo primero que hay que hacer es admitir que se tiene un problema. Las adicciones son perjudiciales no sólo para la persona que la sufre si no también para todos aquellos que rodean o conviven con esa persona adicta.