El problema de los juanetes
Muchas personas tienen juanetes en los pies y con la llegada del verano, además de ser muy dolorosos, resulta un efecto bastante antiestético en el pie. Una imagen que dio la vuelta al mundo fue aquella de Victoria Beckham con unas sandalias monísimas y unos horrendos juanetes. Y es que si es muy exagerado, el juanete puede deformar mucho el pie.

El Hallux Valgus, que es el nombre científico del juanete, es una compleja deformidad que afecta al primer segmento metatarso-digital del pie, vamos, al “dedo gordo”. Se produce una desviación en el hueso y produce el llamado juanete.

El juanete puede producirse debido a diversas causas. La primera de ellas es genética y se traslada de padres a hijos. En este caso no es que se trasmita la propia deformidad del pie sino el funcionamiento del pie. La mayoría de los casos de juanete se da entre los 30 y los 40 años, pero también hay muchos casos en la adolescencia. Estos últimos son debidos en su mayoría a una herencia genética.

Otra de las causas del juanete es el uso de un calzado poco apropiado para el pie, especialmente el uso continuado de zapatos de tacón. Esto se empezó a pensar debido a que es mucho más frecuente el juanete entre mujeres que entre hombres, sin embargo luego se comprobó que la morfología del pie de los hombres y de las mujeres es diferente. En el pie de la mujer, por ejemplo, es más común la hiperlaxitud ligamentosa que favorece la deformación del pie. Sea como sea, es recomendable usar buen calzado para evitar posibles deformaciones.

La mejor manera de deshacernos de un juanete es evitar que se produzca y para ellos es importante la prevención. Ya hemos dicho que hay que usar buen calzado pero además, cuando el juanete se encuentra en su estado embrionario es recomendable usar unos soportes plantares (plantillas) para evitar que vaya a más. Si el juanete es muy grande y muy doloroso lo mejor es una intervención quirúrgica. Hay más de cien tipos de intervención para este problema y lo mejor es consultar al traumatólogo para ver cuál nos viene mejor.