El síndrome del túnel carpiano
Las personas con el síndrome del túnel carpiano (CTS) pueden tener muchas dificultades para hacer cosas muy simples como por ejemplo: escribir en el ordenador, abotonarse la camisa o levantar algo. Estas acciones pueden resultar muy dolorosas. Los problemas son a menudo producidos por la debilidad muscular, el entumecimiento de las manos y la disminución de la sensibilidad en los dedos. Estos problemas se derivan de un daño en el nervio mediano.

Este nervio es el que se encarga de controlar las sensaciones en los dedos y los impulsos a los músculos que ayudan a moverlos. El nervio mediano se presiona a medida que pasa a través de un tubo estrecho, en la base de la mano. Este tubo, el túnel del carpo, contiene los ligamentos, huesos, tendones y el nervio mediano. El dolor proviene de los tendones irritados o de la inflamación que estrecha el túnel, haciendo que el nervio mediano se comprima.

El síndrome del túnel carpiano puede producir ardor u hormigueo en las palmas de las manos y los dedos, con mayor frecuencia en el dedo pulgar, el índice y el dedo medio. Estos primeros síntomas pueden ocurrir por la noche en una o en ambas manos. El hormigueo, puede aparecer durante el día, esto significa que los síntomas están empeorando y que poco a poco se producirá una disminución de la fuerza de la mano.

Las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de padecer CTS. Esto, se puede deber a que el túnel carpiano de la mujer es menor al del hombre. Este problema, también es común en la gente que trabaja en líneas de montaje o, en general, movimientos repetitivos.