El uso medicinal del bicarbonato de sodio
El bicarbonato de sodio ha sido siempre un elemento básico en cualquier botiquín de primeros auxilios para tratar lesiones de la piel y quemaduras. También, previene la aparición de ampollas y el desarrollo de cicatrices. Cuando el bicarbonato de sodio se mezcla con agua, la reacción resultante tiene propiedades antisépticas suaves que son útiles para el tratamiento de irritaciones en la piel.

Tiene varios usos medicinales y es perfecto por su fácil disponibilidad y su bajo coste. El eczema es un trastorno de la piel no contagioso que se manifiesta en forma de manchas rojas que pican. Es una condición que afecta a personas de todas las edades, incluyendo bebés. El tratamiento del eczema se centra en la reducción de la inflamación de la piel y el alivio de la picazón. Las propiedades antisépticas del bicarbonato de sodio son muy eficaces para el tratamiento de las erupciones cutáneas causadas por el eczema.

Aunque es un producto suave, se deben tomar medidas de precaución. No todos tenemos la misma textura de la piel. Si nuestra piel es sensible se puede llegar a ser alérgico a este producto. Lo mejor de todo es probar con una mezcla diluida en una pequeña parte de la erupción. Si el enrojecimiento de la erupción se incrementa o se hace más incómodo el picor, es mejor no usar el bicarbonato de sodio.

Se puede utilizar en el baño pero se debe tener cuidado. Al igual que harías con cualquier otro producto, es imprescindible hidratar la piel después de utilizar el bicarbonato de sodio en un baño para que la piel no se seque y aparezcan las escamas. No se debe ingerir el agua.