Errores de alimentación
Acabo de ver en la tele un niño de tres años que pesa… ¡65 kilos! Y me pregunto ¿Qué tipo de alimentación ha llevado ese niño para estar así? Seguramente se trate de algún problema hormonal, pero aún así la obesidad infantil y adulta está creciendo cada día. Indudablemente esto se debe a que cada día comemos peor y mucha culpa tiene la prisa y el estrés. No dedicamos tiempo a preparar bien los menús y a organizar nuestras comidas de manera que sean equilibradas, muchas veces, incluso, o no comemos o comemos comida rápida. Eso, produce desórdenes y la consecuencia obvia es engordar. Otro problema de nuestras dietas es que hacemos más caso a las “leyendas urbanas” sobre alimentación más que a verdaderos consejos e especialistas.

Con leyendas urbanas nos referimos a esos consejos que corren de boca en boca y se comentan entre amistades y familiares. Si su cuñado le dice que si come cinco yogures al día va a vivir, lo mejor es que consulte la guía “Los 100 errores de alimentación” escrito por el especialista en Endocrinología y Nutrición, Claudio Mariscal. En este libro leerá que los yogures, efectivamente son beneficiosos para la flora intestinal, pero de ahí a decir que contribuyen a la longevidad es mucho decir.

Otras leyendas que circulan de boca en boca son: que las patatas engordan, que la fruta debe tomarse entre comidas, que el pan engorda, que la leche es la principal fuente de calcio, que la carne alimenta más si se come cruda, que el pescado no tiene colesterol, que es mejor la margarina que la mantequilla, que el aceite crudo tiene menos calorías que el frito, que las aceitunas tienen muchas calorías, que el agua engorda si se bebe en la comida, que la cerveza sin alcohol no tiene calorías, etc. Todas están afirmaciones que creemos a pies juntillas tienen parte de verdad, pero habría que hacer matizaciones porque en alimentación no todo es blanco o negro. Además, cada cuerpo reacciona de manera diferente a los alimentos. Por eso, lo mejor es que acuda a un especialista en nutrición