Estudio sobre el síndrome de enclaustramiento
La mayoría de las personas con síndrome de enclaustramiento es feliz, según un estudio francés que se ha hecho público estos días. Este problema en el que la gente se siente atrapada dentro de su cuerpo se caracteriza por que las personas pueden pensar, sentir, etc. pero no pueden moverse ni hablar. El estudio, realizado a 65 pacientes, ha sido publicado en el BMJ (British Medical Journal) y ha dejado claro que un 72% se sentían felices mientras que un 7% querían que alguien les ayudara a suicidarse.

La verdad, es que para muchos estos datos no son demasiado fiables, ya que habría que tener en cuenta el estado mental de las personas que se encuentran en este estado. Los hallazgos también podrían dar como resultado un gran debate debido al tema del suicidio asistido, según los investigadores. Los pacientes que han formado parte del estudio, respondieron parpadeando o moviendo los ojos.

Como te comentábamos, esta condición mantiene a la persona muda y paralizada por completo, a excepción de los movimientos oculares. No hay que olvidar que se mantiene consciente. Por lo general, este problema se produce por una hemorragia masiva u otros daños, que afectan a la parte superior del tronco cerebral. De esta manera se destruye casi toda la función motora, pero las funciones mentales superiores se quedan intactas.

Alrededor de la mitad de los encuestados, el 55%, había recuperado el habla y el 70% había recuperado algo de movimiento de algún miembro. La mayoría, 72%, dijeron que eran felices y el 68% manifestó que no tenía pensamientos suicidas.