Evitar el prurito vulvar
Muchas mujeres sufren de prurito vulvar, es un síntoma bastante frecuente, que produce picazón en la zona de la vulva. En algunas ocasiones puede ir acompañado de flujo o secreción vaginal, lesiones en la piel, dermatitis, irritación o enrojecimiento de la región. Pero te damos algunos consejos para evitar su aparición.

Lava con agua a diario la zona genital, tanto en la ducha como después de orinar. Para la higiene genital, utiliza jabón de glicerina neutro y agua no muy caliente, luego sécate con una toalla limpia suave de algodón. Después de ir al baño, sécate desde la zona vaginal hasta la zona anal. En caso de irritación o prurito emplea papel higiénico blanco, suave, sin perfume.

No abuses de los desodorantes íntimos, ni tampoco te des largos baños de inmersión con sales, aceites esenciales o espumas. Te recomendamos llevar siempre ropa interior holgada y de algodón. Por supuesto, ponte cada día ropa limpia y lávala con jabón blanco sin suavizante.

No vistas pantalones ajustados o medias hasta entrepierna, si lo haces que la ropa sea siempre de algodón. Es fundamental evitar la humedad en la zona, cámbiate frecuentemente después de hacer deporte y nunca te quedes con el traje de baño mojado durante mucho rato.

No te rasques, ni utilices espumas, geles o cremas anticonceptivas, especialmente si sufres pruritos crónicos. Consulta siempre a tu médico si puedes tomar antihistamínicos para disminuir el picor por la noche. Finalmente, reduce el consumo de hidratos de carbono, especias, bebidas alcohólicas, chocolates, café y té. Controla tu peso porque las personas obesas sufren más prurito.