En ocasiones, tras una comida abundante o beber en exceso pueden aparecer unas molestias en la boca del estómago caracterizadas por una sensación de quemazón en la en la parte superior del abdomen. Esta desagradable sensación que también puede ocurrir, incluso, comiendo y bebiendo moderadamente, se conoce como acidez o ardor de estómago.

Esta se debe a una irritación de la mucosa gástrica, producida por el ascenso de los ácidos gástricos a través del tubo digestivo hasta el esófago. El músculo que normalmente lo impide se relaja provocando el reflujo del ácido y la sensación de ardor.

Para evitarlo, es aconsejable prescindir de algunos hábitos frecuentes después de las comidas: el café y la siesta en el sofá. Además existen fármacos, llamados antiácidos, que alivian esta molesta sensación. Sin embargo, conviene tener en cuenta que la acidez también puede ser un síntoma de algo más importante, como una hernia diafragmática o una angina de pecho. Por ello, las personas proclives a padecer un ataque de corazón, como varones de más de 40 años o personas con hipertensión, altos índices de colesterol o tabaquismo, es recomendable que se sometan a un electrocardiograma.

Algunos remedios caseros

Comer correctamente. Procurar hacer comidas ligeras con pocas grasas, picantes o dulces, sustituyéndolas por alimentos ricos en fibra y proteína. Igualmente, intentar distribuirlas varias veces a lo largo del día (cada 3 o 4 horas). Masticar despacio los alimentos para evitar ingerir aire. Tener especial cuidado con los alimentos naturales ácidos: limones, naranjas, pomelos, tomates, coles, etc.

– Bebida. En la medida de lo posible, evitar beber durante la comida y sobre todo, las bebidas con gas, alcohol o cafeína.

– No hacer ejercicio tras la comida.

– No estirarse en la cama para hacer la siesta, ya que la posición horizontal favorece el reflujo de los ácidos. Es preferible hacerlo de costado, manteniendo la cabeza más alta que el resto del cuerpo.

– No utilizar prendas ajustadas. La presión sobre el abdomen dificulta la digestión.

– Ante los primeros síntomas de acidez, tomar agua, leche o algún antiácido natural.