Evitar la luxación de hombro
El hombro es lo que sostiene el brazo del cuerpo y le proporciona una gran movilidad. Sin embargo, esta misma característica de articulación puede sufrir luxaciones que se pueden originar por un golpe o traumatismo que provoca el desplazamiento de una superficie articular sobre la otra. Es más frecuente con la práctica de deportes de impacto, como artes marciales o rugby, o por movimientos bruscos y forzados con el brazo, como ocurre en el béisbol o en el tenis. Cuando el hombro se disloca, el afectado siente un dolor muy intenso en la zona, similar a un desgarro lo que puede ocasionar al mismo tiempo una lipotimia.

El dolor disminuye de manera progresiva, aunque se siente de nuevo al moverse. Cuando esto ocurre, hay que acudir a los servicios de urgencias para su tratamiento inmediato. En la mayoría de casos, el traumatólogo recoloca la cabeza del húmero en la cavidad glenoidea, con anestesia local o general, sin precisar intervención quirúrgica. Si no se solucionar en poco tiempo, se puede terminar en fractura y empeorar el pronóstico. También puede pasar que la musculatura se contractura y dificulte su resolución.

Nunca hay que dejar que nadie manipule un hombro dislocado, a excepción de un especialista. El tratamiento se basa en evitar movimientos de la articulación, tomar antiinflamatorios y aplicar frío local. Es importante saber que después de una primera luxación, es más probable que se originen otras por movimientos menos bruscos. Cuantas más luxaciones se sufran, más fácil será que se repitan, por eso hay que ir con mucho cuidado de no forzar el hombro en ninguna situación.

Para evitar la luxación de hombro hay ejercicios sencillos que ayudan a robustecer músculos, tendones y ligamentos que sostienen esta articulación: Antes y después de practicar cualquier deporte, se deben realizar estiramientos para un buen calentamiento muscular. Conviene practicar una actividad física nueva de forma gradual, y en el gimnasio hay que evitar el exceso de peso, ya que hay más posibilidades de lesionarse el hombro. Al menor dolor o trastorno en la movilidad, conviene adoptar una actitud conservadora y hacer reposo antes de padecer una lesión seria.