Evitar los granitos del sol
Llega la primavera y el verano y con ellas el sol intenso y todos nos aventuramos a tomar el sol, muchas veces incluso sin protección. Es muy común que varios días después de la exposición solar salgan en la piel, especialmente en la cara unos granitos rojos que pican mucho y que luego permanecen algunos días más en forma de mancha roja. Es lo que se llama erupción polimorfa solar y es una especie de alergia a la luz del sol.

Evidentemente las pieles más claras son más propensas a este tipo de reacciones, y es importante que las personas afectadas por estas alergias se den crema de un factor alto (30 en invierno y 50 en verano). Las pieles más oscuras tendrán menos problemas, pero es bueno que se den igualmente protección solar, al menos un 15 o un 20.

De manera complementaria, aquellas personas que sufran esta erupción solar pueden tomar una terapia oral con betacaroteno o un antihistamínico en los días de más calor. Lo más apropiado es acudir al dermatólogo que nos dirá exactamente qué es lo que nos pasa y seguramente nos mande una crema de hidrocortisona para secar los granitos y hacer que desaparezcan las rojetes. Si te van más lo remedios neutrales puedes recurrir al Aloe Vera puro, que se vende en herbolarios.

Estas son las soluciones cuando ya te han salido los granitos pero también puedes hacer varias cosas para prevenirlos. Existen unas pastillas llamadas Heliocare que se venden en farmacias que son para reforzar la piel antes de la llegada del sol intenso del verano. Cuando vayas a tomar el sol intenta no echarte perfume ni cosméticos que lleven alcohol y también intenta secarte el sudor del pecho y la cara con un kleenex de vez en cuando. Si con todos estos remedios ves que los granitos siguen apareciendo repetidamente cada vez que intentas broncearte, acude a tu médico o dermatólogo porque lo más seguro es que seas alérgico al sol.