Excesivas calorías con el café
Seguro que todas las mañanas te tomas un buen desayuno. En ese desayuno suele ser imprescindible un buen café. Cada uno se lo prepara como más le gusta: solo, con azúcar, con leche, etc. Después de hacer tus primeras tareas durante la mañana (llevar a los niños al colegio, mandar unas cartas por correo, dirigirte al trabajo…) terminas tomándote un par más de cafés. A estos les puedes llegar a incluir hasta nata pero ¿has pensado alguna vez las calorías que llegas a ingerir con estos cafés?

Más de la mitad de los adultos estadounidenses confiesan beber más de tres tazas de café al día. Aunque el café por sí solo, está prácticamente libre de calorías, grasas y azúcares (tiene sólo dos calorías por taza de ocho onzas), todo lo que terminas añadiéndole es lo que hace que si no tienes cuidado termines ingiriendo más calorías de las que deberías. Algunos de los cafés que mucha gente se prepara pueden llegar a tener más de 500 calorías y 20 gramos de grasa.

Este tipo de cafés-postre son los denominados cafés “sobrealimentados”. Normalmente la bebida suele ir acompañada de helado, crema batida, caramelo y otros aromas azucarados. Dependiendo del tamaño (hasta 20 onzas), puede ser que tu bebida sea equivalente a la ingesta de una hamburguesa con queso. Básicamente podríamos decir que estás tomándote un cuarto de libra o dos donuts de crema a través de una pajita ¿Qué te parece?

Debes intentar echarte menos cantidad de azúcar. Una cucharadita tiene 16 calorías. Si echas más de una cucharada en tu café párate un momento a pensar y calcula las calorías que estás ingiriendo. Poco a poco seguro que te vas acostumbrando a tomar tu café con menos azúcar.