¿Existe la disfunción sexual femenina?
Ha estallado la bomba: el periódico The Independent ha recogido un informe que asegura que la disfunción sexual femenina podría ser un invento de la industria farmacéutica para vender sus productos. Tal y como dice este artículo, al presentar la disfunción sexual femenina como una enfermedad, las mujeres se verían persuadidas para comprar un tratamiento. Para apoyar su idea, las industrias de la farmacia contaban con líderes de opinión médica para hacer un listado de posibles síntomas. De esta manera, las farmacéuticas han invertido millones de dólares en la búsqueda de la llamada “Viagra femenina” pero, aunque no han obtenido éxito, si han alimentado la curiosidad y ha aparecido la demanda del falso fármaco milagroso.

Los problemas sexuales femeninos existen, pero de momento no hay un tratamiento farmacéutico para ellos, ya que más que un problema con causa médica se trata de problemas relacionados con la psicología. Así, hablamos de disfunción sexual femenina cuando hay un trastorno y se sufre un cambio significativo en el comportamiento sexual de la mujer, aunque no es concretamente una enfermedad. En general, las cuatro áreas en las que las mujeres tienen más problemas son el deseo, el orgasmo, la excitación y el dolor asociado al coito. Cada una de ellas puede estar provocada por diferentes causas, entre las que puede estar periodos de depresión, lactancia, menopausia, la rutina, una determinada educación moral, etc. También es posible que se trate de un problema físico como un desajuste hormonal, pero no son enfermedades en sí mismas. Lo mejor en cualquier caso es mantener una comunicación abierta con la pareja sexual y pensar cuáles pueden ser las fuentes del problema y si el trastorno es más físico acudir al especialista. Dependiendo del tipo de problema se puede hacer una reconocimiento, un análisis de orina y extraer una muestra se sangre para analizar los niveles hormonales. Sea como sea, cada mujer es un mundo y las causas pueden ser múltiples. Asumir que se tiene un problema es la mejor manera de empezar a solucionarlo.