Fibrosis pulmonar idiopática
La fibrosis pulmonar idiopática es una de las principales causas que hacen que, con el paso del tiempo, a la persona le sea más difícil respirar. A diferencia de lo que ocurre en otras dolencias pulmonares, los investigadores no saben a ciencia cierta cuál es la causa de esta enfermedad, ni por qué unas personas la contraen y otros no. Algunos opinan que se trata de una enfermedad autoinmune, de ahí la referencia a “idiopática”, que es un término con el que se indica que no se ha encontrado ninguna causa de la dolencia.

Cuando alguien sufre de fibrosis pulmonar idiopática, sus pulmones cicatrizan o engrosan sin ninguna causa determinada. Es una enfermedad que suele darse en personas de entre 50 y 70 años de edad.

Los síntomas de la enfermedad son:
– Dolor torácico, aunque puede no aparecer.

– Tos

– Dificultad para respirar mientras se realiza alguna actividad.

– También, en pacientes de edad avanzada, se puede observar un agrandamiento anormal de las yemas de los dedos así como coloración azulada alrededor de la boca o en las uñas debida a la falta de oxígeno.

No existe un tratamiento para la fibrosis pulmonar idiopática. Por ello, s la medicación utilizada está destinada a paliar los síntomas de los pacientes, en combinación con otras terapias como la rehabilitación pulmonar, que ayudará a mantener la capacidad respiratoria y el oxígeno, que se administrará a pacientes con bajo nivel de oxígeno en la sangre. La medicación más utilizada consiste en una combinación de corticoides, citotóxicos y antifibróticos.

Como es una enfermedad que genera mucho estrés por sus síntomas, acudir a un grupo de apoyo de enfermos de fibrosis ayudará al paciente a sentirse mejor, compartiendo experiencias y problemas, con lo que su pronóstico será mejor.