Fitoterapia, un botiquín natural
La fitoterapia o herbolaria utiliza extractos de plantas medicinales o sus derivados con fines terapéuticos y para prevenir o tratar patologías. Pertenece al ámbito de la medicina y la ejercen médicos y fitoterapeutas. El uso de plantas como remedio natural es conocido desde tiempos ancestrales. Actualmente se utilizan en compuestos químicos con acciones farmacológicas (principios bioactivos) y son, en muchas ocasiones, los ingredientes primarios para la elaboración de productos farmacéuticos.

El conocimiento de las propiedades terapéuticas, hoy día, continúa siendo un reto para la ciencia. Cada vez son más las investigaciones que descubren o confirman los efectos benéficos de las plantas, conocidas desde la antigüedad.

En estas líneas hemos reunido algunas de las más comunes para dar a conocer sus propiedades curativas:

Salvia (Salvia officinalis)
Se trata de una planta poco común aunque, gracias a su cultivo, ha sido ampliamente extendida. Se utilizan las hojas y las flores.
Indicaciones: Digestiones difíciles, inflamaciones varias, menstruaciones irregulares, nerviosismo, sudoración excesiva, tos y afecciones del aparato respiratorio.

Lavanda (Lavandula officinalis Chaix)
También conocida con el nombre de espliego. Se recolectan las flores entre junio y julio y se dejan secar a la sombra. Su consumo debe ser moderado.
Indicaciones: Asma, cabellos delicados, contusiones, debilidad, depresión, desinfección de la piel y de la boca, dolores reumáticos, insomnio, nerviosismo y jaqueca.

Fitoterapia, un botiquín natural
Melisa (Melissa officinalis)
Se utilizan las hojas verdes y el tallo florido. Una vez recolectadas las hojas verdes y los tallos floridos, entre junio y septiembre, se han de secar rápidamente.
Indicaciones: Anemia, afecciones del aparato respiratorio, digestión difícil, halitosis, inflamaciones de la garganta y la boca, hígado cansado, inapetencia, insomnio, cefalea y nerviosismo.

Manzanilla (Matricaria chamomilla)
También conocida como camomila. Se recolectan las corolas.
Indicaciones: Digestiones difíciles, antidiarreico, dolor de cabeza, inflamaciones de las vías respiratorias, boca, garganta y piel, insomnio, neuralgias, eritemas solares, flujos menstruales irregulares y dolorosos.

Fitoterapia, un botiquín natural
Menta (Mentha Piperita)
Menta inglesa o hierbabuena. Las hojas se recolectan antes de la floración y las flores, en los meses de junio y julio. Se deseca a baja temperatura.
Indicaciones: Digestión difícil, acidez de estómago, gastritis, fermentaciones y dolores intestinales, halitosis e inflamaciones de la boca, jaqueca, náuseas, nerviosismo e insomnio.

Malva (Malva sylvestris)
Las hojas se recolectan entre junio y julio; las flores entre mayo y junio; y la raíz en otoño o primavera.
Indicaciones: Afecciones de las vías respiratorias, faringitis, tos, hemorroides, inflamaciones intestinales y de garganta, gingivitis, inflamación de la piel y de los ojos. Sedante del sistema nervioso.

Anís (Pimpinella anisum)
Se cultiva en regiones de clima cálido y las umbrelas se recolectan cuando se tornan amarillas.
Indicaciones: Catarros bronquiales, trastornos digestivos y flatulencias. En dosis altas puede resultar convulsionante.

Hinojo (Foeniculum vulgare)
Los frutos, llamados semillas de hinojo, se recolectan entre septiembre y octubre.
Indicaciones: Afonía, bronquitis, faringitis, acidez de estómago, flatulencias, inapetencia, fatiga, tos y catarro.

Fitoterapia, un botiquín natural
Romero (Rosmarinus officinalis)
La planta entera se recolecta durante todo el año, lo que permite utilizarla siempre fresca.
Indicaciones: Arrugas, digestión difícil, flatulencias, problemas intestinales, diuresis, colesterol, insomnio, neurosis, depresión, agotamiento psicofísico y tos.

Valeriana (Valeriana officinalis)
Se utiliza la raíz y el rizoma, y la recolección se realiza en otoño o en primavera.
Indicaciones: Asma, contusiones, depresión, insomnio, nerviosismo y ansiedad. También tiene propiedades neurálgicas y es eficaz contra la jaqueca.

Tomillo (Thymus pulegioides)
Conocido también como falso poleo. Se recolecta entre mayo y octubre.
Indicaciones: Halitosis, inflamaciones de la boca, aftas, inflamaciones de la piel, llagas, heridas, jaquecas, insomnio, dolor de cabeza, resfriado, ronquera, faringitis, tos y trastornos gastrointestinales.

Orégano (Origanum vulgare)
Se utilizan las hojas y las flores.
Indicaciones: Gases, digestiones difíciles e indigestiones, inapetencia, inflamaciones e infecciones de boca y garganta, tos y afecciones de las vías respiratorias.