Fumar dentro del coche
Según un nuevo estudio que saldrá a la luz estos días, los pasajeros que viajan en los coches de los fumadores están expuestos al doble de los niveles de nicotina que se encuentran en los restaurantes y en los bares que permiten fumar. Los peligros de la exposición al humo de segunda mano son bien conocidos, incluyendo el riesgo de enfermedades cardíacas y respiratorias. Estos peligros han dado lugar a las leyes que prohíben fumar en muchos lugares públicos.

Muchos defensores de la lucha contra el tabaco creen que ahora se debe luchar contra este humo de segunda mano que hay en los coches. El co-autor del estudio, Patrick Breysse, ha comentado que estos niveles de exposición son inaceptables para los pasajeros que no fuman, especialmente para los niños. El estudio completo se publicará a finales de semana. Para realizarlo, Patrick Breysse y la doctora Ana Navas-Acien compararon los niveles de nicotina en los coches de 17 fumadores y de cinco no fumadores.

Navas-Acien y Breysse estimaron que las concentraciones de nicotina son dos veces más altas en los coches de los fumadores que en otros lugares públicos y son entre un 40-50% mayores que en los restaurantes y bares en los que se permite fumar.

Las personas que han participado en el estudio también completaron un cuestionario que incluía preguntas sobre sus conocimientos y actitudes acerca de los riesgos que tiene el tabaco en la salud y sus conocimientos sobre los reglamentos y la legislación actual. Entre los fumadores, muchos comentaron que no poder fumar en el coche les ayudaría a dejar de fumar. En contra, el 93% afirmó que el fumar o no dentro de sus coches debe ser una opción que ellos mismos elijan.