Ginkgo biloba y sus saludables propiedades
Ginkgo biloba es un gimnosperma, relacionado con los árboles de coníferas. Este árbol es muy antiguo, tanto que muchos expertos aseguran que ya existía en la época de los dinosaurios. Su origen está en China. Las hojas del árbol ginkgo son amplias y de forma curiosa. La fruta de color amarillo anaranjado que se puede encontrar en el árbol contiene ácido butírico que les proporciona su característico olor desagradable. Las frutas ginkgo sólo crecen en los árboles femeninos. Los árboles machos se suelen utilizar como árboles ornamentales.

Estos árboles llegaron a estar casi extinguidos. La edad de hielo destruyó su hábitat natural y a finales del siglo XVIII se dieron por desaparecidos. Al parecer, los volvieron a descubrir cuando los encontraron en un monasterio donde llevaban generaciones siendo cultivados por los monjes.

Pero lo mejor de todo, son los usos medicinales que se le pueden dar. Diferentes investigaciones han encontrado que los extractos de ginkgo biloba pueden mejorar la memoria, la circulación sanguínea y estimular el sistema inmunológico. Lo recomendable es tomar entre 120-240 mg de extracto de ginkgo biloba para mejorar la memoria pero antes de tomar cualquier suplemento, lo mejor es que consultes con tu médico habitual.

Al aumentar los efectos circulatorios este ayuda a un mejor suministro de oxígeno por todas partes del cuerpo, incluido el cerebro. Debido a esto, también se cree que el ginkgo juega un papel bastante importante en la reducción de los síntomas de la enfermedad de Alzheimer. También parece tener un efecto beneficioso en otras condiciones derivadas de trastornos vasculares, tales como la reducción de la presión arterial, asma, dolores de cabeza, zumbido de oídos, calambres, vértigo y la impotencia.