Hábitos que perjudican tus pechos
Estoy segura que amas a tu cuerpo por encima de todas las cosas y por este motivo lo cuidas y lo proteges de factores externos que puedan perjudicarte. Sólo tenemos un cuerpo y por eso es tan necesario que lo cuidemos y lo mimemos cada día de nuestras vidas. Es cierto que no siempre resulta fácil cuidar nuestro cuerpo y en ocasiones hay hábitos que tenemos que pueden perjudicarnos sin apenas darnos cuenta. Lo mismo ocurre con los pechos.

Los pechos de una mujer son una zona muy importante del cuerpo femenino y deben ser cuidados minuciosamente para garantizar que estén sanos y saludables siempre. Pero hay algunas cosas que quizá estés haciendo mal y eso perjudique tus pechos. Pero no te preocupes porque hoy quiero advertirte de estos hábitos y así si cometes algunos de ellos puedas darte cuenta y empezar a ser consciente y no hacerlo nunca más.

No bebes suficiente vitamina C

Es posible que no le des importancia a beber vitamina C porque eres de las personas que no se resfrían fácilmente, pero debes saber que debes beber vitamina C para que tus senos se mantengan firmes durante más tiempo. Y si además tienes en cuenta la vitamina B, ¡mucho mejor!

Comes demasiada comida basura

Comer demasiados donuts, dulces o fritos hará que tu pecho tenga peor aspecto, que engorde y adelgace y se ponga flácido. ¡Olvida la comida basura para siempre! Y si alguna vez quieres tomarte un capricho, hazlo muy de vez en cuando y controlando lo que estás comiendo.

Hábitos que perjudican tus pechos

Pierdes peso demasiado rápido

Si pierdes peso demasiado rápido es posible que tus pechos queden caídos y muy flácidos. Para evitar que esto ocurra lo mejor que puedes hacer perder peso con una alimentación saludable, haciendo ejercicio y haciéndolo de forma escalonada. No quieras bajar de peso muy rápido, porque además de no ser saludable podrías perjudicar tu salud y tu estómago.

Fumas demasiado

Fumar arruinará tu piel, pero también la piel de tus pechos y de alrededor de éstos. Necesitas dejar de fumar ahora mismo, tanto por tu salud, como por tu piel, como por tus pechos.

Correr puede hacer que tus pechos se caigan

Si corres sin una buena sujeción en los pechos es posible que del rebote y de los golpes que recibe el pecho se puedan caer. Si eres una persona deportista, lo ideal es que encuentres un buen equipamiento y protejas a tus pechos para que no reboten mientras corres.

Y recuerda… ¡que debes usar un sujetador adecuado a ti y de tu talla!