¿Hace un baño relajante?
Uno de los principales agentes que ataca a nuestra salud hoy en día es el estrés. Ahora estamos en verano y muchos pillan sus vacaciones para descansar. Algunos afortunados pueden darse un baño en el mar (que es el baño más relajante de todos), pero si tú por las razones que sean no tienes esa posibilidad, móntate un baño relajan en casa. Es verdad que hay que tener conciencia ecológica y no gastar mucha agua en casa, pero un baño muy de vez en cuando nos lo podemos permitir.

Un baño relajante hay que prepararlo bien, asegúrate de que tienes al menos una hora para disfrutar de él y relajarte. Mientras se llena la bañera coloca a mano las cosas que vayas a necesitar, como una toalla, aceites, etc. También puedes colocar velas y un poco de música: mejor un poco de ópera o música clásica, no vayas a poner a Iron Maiden…

Recuerda que la temperatura del agua debe estar entre 30 y 32 grados, no la pongas más caliente que puede hacer daño en la piel. Cuando el agua está caliente nuestros poros se abren y la piel se prepara para productos hidratantes. Puedes echar en el agua aceite de pino, de menta, de eucalipto, de romero o de lavanda. Los dos últimos son los dos que más propiedades relajantes tienen. Si echan un poco de gel en el chorro de agua mientras se llena la bañera se creará una espuma muy agradable.

Los primeros cinco minutos del baño, procura cerrar los ojos y no pensar en nada. Después puedes darte un masaje con un guante de crin para exfoliar la piel. Sabemos que te quedarías a dormir en la bañera, pero no es bueno estar más de 15 minutos. Si te baja mucho la tensión con el calor, finaliza el baño con una ducha fría, saldrás como nuevo. Después del baño túmbate unos minutos antes de hacer otra actividad.