Hacer dieta con el apoyo de la familia
Dicen que la familia es lo más importante. Es por eso que cuando te dispones a iniciar un tratamiento dietético, necesitas ante todo una cierta motivación, el apoyo de un nutricionista y mucha fuerza de voluntad. De todos estos factores dependerá el éxito del tratamiento. Pero queda un aspecto que no debe olvidarse cuando alguien comienza una dieta: su familia y su entorno afectivo. Aprende cómo apoyarte en ellos para lograr tus objetivos.

Lo primero de todo es pedir ayuda. Tu entorno familiar, así como el círculo íntimo de tus amistades, deberá saber lo muy importante que es para ti llevar a cabo el tratamiento y lo necesario que es el apoyo de ellos para no abandonarlo.

Avisa de que no te regalen alimentos que puedan tentarte: chocolates, bombones, dulces o tu comida favorita. Estos gestos son muy bonitos, pero en este momento no son convenientes para tu salud.

Evita encuentros sociales pues casi siempre hay comida de por medio, especialmente si sabes que eres una persona que no resistirá a la tentación. Esas ocasiones tan especiales no son aconsejables, sobre todo al comienzo de la dieta.

Come siempre que puedas rodeado de la familia y en un ambiente armónico, logrando un diálogo que te enriquezca. Organízate para tener una rutina de horarios y hábitos. Con eso evitarás que tu apetito aumente a cualquier hora del día, ya que pondría en riesgo la continuidad de la dieta.

Sírvete la porción de lo que puedes comer y pide que no se lleven los platos para servir en la mesa. Lo ideal es que todos hagan un esfuerzo y coman lo mismo o platos similares. Por ejemplo: si no puedes comer grasas, tú puedes elegir una milanesa al horno, y el resto la puede comer frita.

Evita que en la nevera abunden alimentos que tienes suprimidos, para esto es importante que tu familia te ayude. Pide acompañamiento para realizar alguna actividad física que te será complementaria con la dieta. Recuerda que no vas a adelgazar por comer menos, también es necesario hacer un poco de deporte y sudar la camiseta. Las salidas a caminar, en bicicleta, a correr, o practicar algún tipo de baile, en compañía de algún familiar o amigo, te brindarán un apoyo sustancial a la hora de ponerte en movimiento. Cosa que te conviene si quieres perder peso.